martes, 4 de agosto de 2009

whi-s-key

Siento varios perfumes que se mezclan dentro de mi habitación. Son los aromas de los cuerpos que han desfilado por mi cama la última semana, y cuando digo cuerpos quiero decir que no han significado nada para mi, pero no porque no haya disfrutado de sus compañias, sino porque lamentablemente ninguno de eso cuerpos era el de Ella.

Desde que se fue lo único que he escuchado en mi cabeza ha sido las irritantes palabras de mi yo vomitivo, he sido dominado por ese ímpetu salvaje y autodestructivo, tan propio de él. Así que acompañado de una botella de whiskey he vuelto a esa época de mi vida que no me gusta recordar.
El día que Ella se fue, mi yo sensible intentó mandarme al carajo. Estuve al borde de las lágrimas y con el cuerpo estremecido. Pero la voz del yo vomitivo se impuso, me recordó los tiempos en que acompañado de mis amigos de parranda salía a recorrer los bares en busca de consuelo, asi que tomé el teléfono dispuesto a llamarlos. Fue ahí donde recordé sus nuevas vidas, todas llenas de familia y trabajo, y supe sin llamarlos que todos rechazarían mi propuesta. Por un instante reevalué mi situación y cuando estaba a punto de caer en el existencialismo más profundo, el más vil de todos afiló sus palabras.

-Que importa, vamos , no te vas a deprimir por esa bola de conformitas..todos casados...normales...aburridos. por lo menos tu puedes hacer de tu vida lo que quieras, puedes ser tú, sin tener que ser nada por otros... vamos por una botella y hagamos que se te olvide todo...
-es triste pensar que talvez me quedé atascado...que no logro avansar...
-vamos amigo mio... por que te vas a quedar atascado, son ellos los que se han atascado para siempre, ya vendrán llorando a tu puerta... que se han separado y se han quedado sin nada y tu vas a estar ahí, aún libre y joven para recordarles lo mejor de la vida... ¿y te deprimes?

Y lo peor de todo es que comenzaba a encontrarle razón. empezé a creer que de verdad estaba bien. Me armé de esa vieja valentía que tenía olvidada. Me tomé varios vasos de whiskey y salí.

Ya ni recuerdo cuantos fueron los bares que pisé. No sé con cuantas mujeres he estado en mi cama. No tengo idea si han sido muchas o pocas, ni sé siquiera si ha sido la misma todas estas noches. Perdí la cuenta de las botellas de whiskey que descansan vacias sobre la mesa de centro. Creo que volví a drogarme y ya no sé ni con qué. Lo peor de todo es que aun asi no logro olvidar aquel quizás que dejó arrastrándose tras su adiós.

-sigue evitando pensar en ella y las cosas van a ser peores después. si quieres estar mal deja fluir esa pena

El murmullo de mi yo sensible intenta salir a la luz, pero tengo tanta resaca que no soy capaz de tomarle atención.

Aturdido entre los aires de una semana destructiva y con la cabeza partida en dos, me levanto de la cama, otra vez desnudo, seguramente la última de mis amantes ya debe haber partido. No la recuerdo, demasiado licor seguramente como para hacerlo. Pongo algo de música, algo en portugues que no recuerdo haber tenido en mi playlist, pero me agrada, me tranquiliza. Busco algo de ropa, pero lo dejo, es mi casa y quiero andar en bolas, todo el dia, toda la vida. ¿soy yo o es el yo vomitivo?.

Entre medio de la música escucho el ruido de algo que se mueve en la cocina. Me preocupa la idea de que mi última amante pensara que podia hacerme el desayuno. No era esa la idea. Preparo el discurso amable con que solía despachar a mis amantes casuales de antaño.

Hay algo de curioso en lo que sucede a continuación.

Estoy desnudo en la puerta de mi cocina viendo como una hermosa mujer intenta preparar algo que no logro identificar. Me doy cuenta que no se percata de mi presencia y me detengo a pensar un segundo.
Después de todo estoy algo pasado para depachar a una mujer que ni siquiera recuerdo, pero que tiene la amabilidad de prepararme el desayuno, la dejo continuar...me duele tanto la cabeza que no alcanzo a entender las palabras del yo vomitivo

Se da cuenta que estoy observándola, me sonrie casi mágica. Me enternece su presencia... y "quizás"... ¿porqué no?...


12 comentarios:

Silencios dijo...

uffffff Amigo que resacón más grande ¿no?
Por cierto ... ¿que has desayunado? con o sin presencia ...

Mis besos Zuresh

Excelente !!!!

Elianne dijo...

Todo! XD..

Vc.

Pluma de fuego dijo...

Jajaja, estoy con Silencios, que resacón no???

Zayadith Hernández dijo...

¿Y por qué no???? la de historias que surgen de momentos así... la de historias hermosas que preceden a la resaca...
Yo apostaría al por qué no...
Besitos.

Claro de luna dijo...

Me dejaste plop! Es tan raro cuando escribes, y verdaderamente no se si me cada dia me intriga mas el personaje o mas me aclaras lo que es en el fondo...

No se

Eternnal_King dijo...

Wooooooooooow,permitime pararme y aplaudir (y sin ironia en mi voz) PLAP PLAP PLAP PLAP PLAP...
es un exelemte texto, lo senti tan mio...me encanta!!!

Un Abrazo compañero!!!!

TORO SALVAJE dijo...

Eso, por qué no?
Quizás valga la pena.

Buen relato.

Saludos.

Leyre dijo...

QUIZAS!
Me ha encantado el final..
besitos

Gonzalo de Lasa dijo...

suele suceder capo..
que andes bien!

Nina Simone dijo...

su relato tiene un onda bukowskiana, me agrada. Y lo felicito si por su cama han pasado tantas que ya ni lo recuerda, ¡vamos campeon! (?)

xD


guarda con las drogas y el whiscacho, pero si necesitas alguien que te segundee, just let me konw.



abrazo man.



Lisi

Forbidden dijo...

Seguro que sos un aspirante a escritor? yo creo que ya debes sentirte como tal, lo digo por este excelente escrito!

Mujeres
Que marcan nuestras vidas.
donde al partir.
dejanda un vacio en nosotros.
Y en ese momento.
Cuando nuestros oidos perciben el ultimo adios!
Sentimos la daga que atravieza nuestra piel.
Logramos quitarnosla, pero un minusculo pedazo de metal.
Como una astilla queda dentro molestando
Corremos en busca de ayuda.
Refugio en brazos de otras mujeres
pero en ningun lugar nos sentimos del todo comodos.

Desde una habitacion en la joven Buenos Aires te mando un abrazo

Anónimo dijo...

ERA ELLA!!!!!!????
No me quite la ilusión de amanecer un día, envuelto en un "quizás" hecho realidad...

Buen realto, perforador, sentido.
ortografía? mmmm