viernes, 3 de julio de 2009

aro-ma!


Escuché las palabras salir de mi boca como un millón de pájaros negros y vi sus ojos ahogarse en un mar salado que le quemaba hasta el alma. No se detuvo para nada en mi rostro, no buscó lo que más adoraba de mi presencia. No quiso si quiera decirme esas palabras acompasadas que siempre terminan por detener las barbaries de mi inconsciente. Solo se dedicó a dejar salir de sus ojos esos torrentes desconocidos que no era capaz de identificar. Hablé en un segundo con mi yo sensible, pero no quiso responderme, me censuró sin miramientos y la voz odiosa de mi yo vomitivo seguía escuchándose como altavoces por entre mis dientes, rodeándola, mareándola; mientras seguía sin comportarse como simpre lo hacia.


-¿por qué no vuelve a ser como antes?

mi yo sensible negándose a responder.

-¿por qué? ¿por qué?


Nada.

La habitación de pronto se volvió oscura y sus ojos amenazaban con estallar. No sabia que hacer, pero mi voz seguia sin parecer mi propia voz. Se puso de pie y sin mirarme se cubrió con su abrigo gris, ese que tanto detesta, pero que usa a pesar de todo. Abrió la puerta y se largó sin cerrarla.

Mi yo vomitivo se calló por fin.

Cerré la puerta y sentí su aroma cubrir todo el lugar. Me quedé toda la noche sentado tras la puerta esperando escuchar el sonido de sus manos golpear suavemente, pero nada. Me quedé solo y mi yo sensible se negó a escucharme.

11 comentarios:

mi nombre es Alma dijo...

Es que a veces nuestros yos pueden con nosotros.

Saludos

Gracias por pasarte por mi casa y como regalo de bienvenida un poema de Carlos Marzal en mi voz, pincha en:
pluscuamperfecto de futuro

lissette dijo...

Es verdad, hay veces que queremos hacer o decir algo, pero hay algo que no nos deja, nuestros YO

el marido de la portera dijo...

Paso a saludarte y leer lo que escribes. Me ha gustado, pero, si me admites la crítica, muéstranos ese yo-alegre que seguro que también tienes pugnando por salir al exterior.

Un saludo

Silencios dijo...

Mejor vomitar que una ulcera, de eso estoy segura.
Un placer amigo
Gracias por compartir mis silencios y desvaríos nocturnos

Santero dijo...

Lo lei 3 veces por que me enrrede, no sabia si eras tu, tu yo o en fin... pero al parecer la discusón estuvo hevie.
Y esperando que le toquen la puerta, eso pocas veces pasa, si tu "yo orgullo" esta en las nubes.

ZAYADITH HERNÁNDEZ dijo...

yo ya me he puesto tapones en los oídos porque mi yo sensible a veces me come el cerebro... me gustó mucho...tienes mucha sensibilidad para desamores y eso no es bueno.
Besitos.

Missbook dijo...

muy bueno, me gusto mucho, gracias por pasar por mi refujio, jajaj
ya estoy de seguidora, es inportantes q los q escribiumos y leemos, estemos juntos

Ela dijo...

a veces nuestros yo nos superan =)

te leo

Yo, la que olvidaste.- dijo...

Eso, me suele pasar muchas veces.-

Gracias por visitar Mi Mundo.-
Un beso, te envio desde Mi Mundo.-

Espérame en Siberia dijo...

Uno tiende a aferrarse a las cosas como fueron y no como en realidad están pasando. Es tremendo avanzar, pero es necesario.


Un abrazo inmenso :D

Zuresh dijo...

gracias a todos por pasar y comentar..estare siempre pensando en ustedes y no olvidare visitar su mundos !!..
gracias a todos y espero continuen siguiendo a los relatos del YO